Listos para escuchar, listos para aprender ¿cómo mejorar la habilidad de escucha en los niños?

Escrito por  Víctor Ardila

La mayoría de los niños llegan a la escuela armados con una sola manera de aprender – la escucha activa. Casi todos nosotros hemos nacido oyendo. De hecho, durante los primeros años de educación formal, escuchar es una parte integral de la enseñanza. Pero algo sucede en los primeros años de escolaridad, cuando los estudiantes aprenden a leer. Poco a poco la lectura en voz alta y la hora del cuento van siendo reemplazadas por la lectura en silencio.

Claro que no hay nada malo con ese tipo de lectura. Pero, de modo personal, considero que no hay nada como el tono, la intencionalidad y la expresión que son capaces de lograr la voz y los sonidos. Puede leerse el cuento de Pinocho pero, ¿qué tal escucharlo en el enlace Pinocho acompañado de una locución clara, la voz de los personajes que interactúan, la música de fondo y los ruidos que llenan de sonoridad y magia el relato?

Suscríbete al blog de Educación Norma

Pasamos entre el 65 y el 90 por ciento de nuestro tiempo escuchando y sin embargo, es una habilidad a la que se le presta poco interés. Una vez que un estudiante aprende a leer, se pierde casi por completo la dedicación a la escucha. La investigación muestra que la comprensión oral está estrechamente ligada a la comprensión lectora. Hablar y escuchar son estándares que requieren los estudiantes para interpretar la información de diversos medios y para afinar y precisar sus argumentos.

Pero, ¿cómo se puede mejorar la habilidad de escuchar? La mayor parte de la investigación sobre este tema está relacionada con el aprendizaje de una segunda lengua, no en convertirse en un mejor oyente en el idioma nativo. Algunos estudios muestran cómo un oyente utiliza estrategias cognitivas de escucha para darle sentido a lo que oye y estrategias metacognitivas para vigilar ese proceso. Laura Januski PhD afirma que una estrategia cognitiva puede ser que el oyente comprenda el punto principal de la historia y una estrategia metacognitiva es que compruebe las percepciones durante el proceso de escucha para evaluar su comprensión.

De acuerdo con Janusik, no existe un instrumento preciso para medir la escucha en la lengua materna. Hay herramientas que miden la escucha del inglés como segundo idioma, pero se centran en analizar si se usa de manera adecuada su estructura. Pero sin herramientas para medir el nivel de escucha, ¿cómo puede perfeccionarse esta habilidad?

Es necesario mejorar la medida de escucha para formar mejores oyentes.

El valor de contar una buena historia

“Si contamos una buena historia, los niños la escucharán mejor”. Esto puede ser bastante intuitivo, pero una investigación de la Universidad Hebrea proporciona evidencia para apoyar esto científicamente. Los maestros se agotan todos los días en frente de la clase hablando sobre historia, ciencias y otros temas, pero hay un montón de recursos que pueden ayudar a que este proceso sea más fácil.

La narración en la radio infantil, por ejemplo, no tiene parangón en la calidad, pues incluye, además de temas de interés para los niños, lenguaje académico, resolución de problemas e ideas que hacen reflexionar. Un modelo de este tipo de narración se encuentra en el canal de radio infantil http://www.colorincolorradio.com/ en donde se tratan temas como reciclaje, participación democrática, manejo del duelo, el cuidado de las mascotas, etc.

Si sumado a lo anterior, se hacen búsquedas de radios en otros países, los niños tienen la oportunidad de conocer otras realidades, otras historias e incluso interactuar con niños de otras latitudes.

Algunas radios especializadas en el sector infantil y algunos de sus contenidos son:

  • Lentejas para tus orejas: canciones, juegos, consejos para padres y profesores.
  • Pequeradio: Canciones infantiles.
  • Radio Up (Argentina): juegos, canciones y cuentos, música para dormir.
  • Radio Ombligo (Argentina): Cuentos e historias.

Muchos estudios muestran que desde una edad muy temprana "contar y compartir historias ayuda a que los niños desarrollen el lenguaje oral, contribuye al desarrollo del habla, a la capacidad de escucha, a la introducción de nuevos conceptos o información, al enriquecimiento del vocabulario y a la capacidad de definir y explicar el significado de nuevas palabras".

La narrativa digital

La 'narrativa digital' no es más que una variante de la narrativa oral en la que para la construcción del relato se usan herramientas digitales.

Las narraciones digitales pueden incluir efectos visuales y de audio. Los recursos para incorporar en una narración digital son casi que ilimitados, dando a quien la construye un campo enorme para la creatividad.

Las herramientas digitales optimizan el doble canal de procesamiento de la información -el verbal y el visual. La tecnología hace posible añadir una determinada información sonora en un instante concreto, modificar el momento en que aparece otra o incrustar una nueva imagen que complemente lo que se ve y lo que se oye. En el enlace Historias de niños puede observarse un ejemplo real en el que un grupo de niños de primaria desarrollan una historia, la llevan al medio digital, la comparten y finalmente, evalúan sus aprendizajes de forma colaborativa.

Los beneficios de llevar al aula la posibilidad de desarrollar relatos digitales son:

1. Motivan a los niños y despiertan su interés.

2. Acercan el aprendizaje mediante la acción.

3. Son generadores de ideas y preguntas.

4. Promueven la investigación y la habilidad de seleccionar contenidos con criterio.

5. Fomentan el trabajo en grupo.

6. Requieren de la utilización de tecnologías y herramientas que son familiares para los niños.

8. Constituyen proyectos con enorme potencial.

9. Son fácilmente adaptables a muchas metodologías de aula.

10. Permiten trabajar las inteligencias múltiples.

11. Contribuyen a la adquisición y desarrollo de competencias.

12. Afloran los talentos ocultos de algunos estudiantes.

13. Ayudan a desarrollar las alfabetizaciones múltiples facilitando la comprensión y el manejo de diferentes lenguajes.

14. Sitúan al estudiante como protagonista de su propio aprendizaje y como un auténtico transmisor de la información.

En resumen, potencializar las habilidades de escucha es tener en cuenta que nuestros niños no son aprendices totalmente visuales o kinestésicos, sino también y en gran medida, auditivos. Las herramientas para desarrollar una buena habilidad de escucha son variadas y deben incluir aquellas que les son familiares y que ya forman parte de su entorno.

Suscríbete al blog de Educación Norma

 

 

Síguenos en redes sociales

Únete a la comunidad de Educación Norma y encuentra ayuda para profesores de primaria, preescolar y arte, además de actividades para clase, material de ayuda y herramientas para el profesor.


Back to top